23 marzo, 2015

Los peores arreglos y reparaciones

¿Eres aficionado al bricolaje? ¿En casa eres tú el hombretón que arregla los deperfectos? ¿O eres de los inútiles que no distinguen la llave inglesa del destornillador?


Cualquier hombre que se precie de llamarse así debería poseer unos vastos conocimientos sobre herramientas, materiales, albañilería, herrería, fontanería, electricidad, mecánica, y en general cualquier materia susceptible de presentar un problema en casa.

El bricolaje, o DIY (do it yourself), es uno de los hobbies más populares entre los maridos y padres de familia de todo el mundo, una expresión del machirulo que todos llevamos dentro, fruto de la división del trabajo creada hace miles de millones de años, cuando los primeros hombres caminaban por la Tierra cazando tiranosaurios y diplodocus, y aún faltaban eones para que las feministas vinieran a joder el orden darwiniano que la Naturaleza impuso en su infinita sabiduría.

Las chapuzas son la versión menos glamorosa del arte antes descrito, y que a buen seguro todos habéis perpetrado alguna vez, con resultados más o menos vergonzantes. Hoy os traemos una galería de arte machirulo en el que prima lo práctico por encima de lo estético, y en el que el ahorro de esfuerzo y tiempo es primordial a la hora de lograr el resultado. Sin más dilación os dejamos con estas obras de arte, en las que ninguna mujer metió la zarpa.








































No hay comentarios :
Publicar un comentario